Una apuesta poco ortodoxa del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por la austeridad en tiempos de crisis está dando sus frutos en el mercado de bonos, incluso cuando el país se tambalea al borde de su peor recesión en casi un siglo.

López Obrador, quien hizo campaña como izquierdista, ha renunciado a cualquier estímulo fiscal importante o rescates para las grandes empresas de México. Si bien ese camino aplanó el crecimiento, también significa que México puede evitar un déficit fiscal creciente, lo que anima a los inversionistas en bonos al disminuir los riesgos de pago.

“México se destaca como el país emergente con una de las expansiones fiscales más modestas en respuesta al covid”, asegura Álvaro Vivanco, jefe de estrategia para América Latina de Natwest Markets en Stamford, Connecticut. “Si bien esta austeridad no es buena para el crecimiento, convierte a México en una apuesta muy segura en bonos, especialmente en el extremo largo de la curva de Estados Unidos”.

Los bonos soberanos denominados en dólares con vencimiento en 2030 han subido 2.2% este mes, superando el avance medio de 1.1% de sus pares de mercados emergentes. Los bonos subieron 0.8% la semana pasada, coronando una tercera semana de ganancias.

Es posible que la fortaleza no dure, ya que México podría enfrentar un recorte de calificación crediticia si el crecimiento no se recupera. Por ahora, no es probable que los bonos se vean afectados por las elecciones estadounidenses, a diferencia de sus homólogos estadounidenses, mientras que los bajos rendimientos estadounidenses también ayudarán a impulsar la demanda de deuda mexicana, dice Vivanco.

La deuda corporativa mexicana subió la semana pasada, mientras que la deuda soberana denominada en pesos cayó. Las tasas de swap y los rendimientos de los bonos fueron mixtos: los primeros cayeron algunos puntos básicos y los segundos subieron. El peso tuvo pocos cambios durante la semana.

“Con Banxico señalando que su ciclo de relajación está a punto de terminar, se espera que las tasas y los rendimientos fluctúen dentro de sus rangos recientes”, asegura George Lei, estratega de Bloomberg FX. “La inflación de mediados de octubre prevista para el jueves arrojará luz sobre si las ganancias de precios han comenzado a disminuir como se predijo, y potencialmente moverán las expectativas sobre si habrá otro recorte de 25 puntos básicos durante el resto de 2020”.

Se espera que la tasa de desempleo de septiembre suba a 5.3%, desde el 5.2% del mes anterior, según muestran los datos esta semana. Las cifras quincenales del IPC para el período que finaliza el 15 de octubre probablemente mostrarán una inflación de 3.99%, justo en el borde del límite exterior de 4% de la meta del banco central. México también reportará reservas internacionales y ventas minoristas esta semana.

Bloomberg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí