(Bloomberg) — Un banco de desarrollo clave de América Latina está ayudando a los países a asegurar vacunas contra el covid-19 y podría desplegar alrededor de US$500 millones para combatir la pandemia en la región más afectada del mundo.

El Banco Interamericano de Desarrollo está en conversaciones con Argentina y Panamá y los fabricantes de vacunas para otorgar crédito para compras de alrededor de US$50 millones a US$100 millones para cada país, dijo Mauricio Claver-Carone, presidente de la institución con sede en Washington. Serían los primeros países en utilizar la iniciativa del BID lanzada en marzo para ayudar a resolver las obligaciones de indemnización de las vacunas en las negociaciones contractuales con los fabricantes de vacunas.

Hasta ahora, el BID ha utilizado aproximadamente la mitad de los US$1.000 millones anunciados en diciembre para ayudar a las naciones con la compra y distribución de vacunas. El banco ya apoyó a Argentina, Belice, Ecuador y Trinidad y Tobago con avances para comprar dosis a través del mecanismo global Covax, la iniciativa de vacunas para países de ingresos bajos y medios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los esfuerzos del BID se concentran en países pequeños o con menor capacidad de autofinanciamiento.

“Todavía estamos en negociaciones con varias farmacéuticas” sobre las garantías de vacunas para Argentina y Panamá, dijo Claver-Carone en una entrevista el martes. “No es una cuestión de dinero, es una cuestión de detalles legales para garantizar que se haga correctamente a satisfacción de todas las partes”.

América Latina ha sido una de las regiones más afectadas por la pandemia mundial. Con solo el 8% de la población mundial, representa una cuarta parte de las muertes por covid-19. En 2020, fue la región que registró la mayor disminución en la riqueza total, que se desplomó un 11,4% o US$1,2 billones, según un informe de Credit Suisse Group AG.

En abril, el Fondo Monetario Internacional pronosticó que el ingreso per cápita de la región no volverá a su nivel anterior a la pandemia hasta 2024, lo que resultará en una pérdida del 30% en relación con la tendencia anterior al virus.

El BID lanzó la iniciativa de garantías para ayudar a los países a reducir el costo potencial de los pasivos por el uso generalizado de las vacunas de las empresas, lo que Claver-Carone dijo en ese momento estaba demostrando ser un obstáculo para las compras directas a los productores.

Claver-Carone señaló que el banco discutió anteriormente las garantías para Brasil, que terminó contratando seguros privados, y Paraguay y Perú, que finalmente no terminaron necesitando la iniciativa del BID. Pero los países están comenzando a revisar el tema a medida que aumentan las necesidades de vacunas y continúan los contratos directos con las compañías farmacéuticas, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí