(Bloomberg) — La Administración de Biden está pidiendo que se realice una reunión presencial reducida de líderes mundiales para la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, a medida que Nueva York se recupera, luego de ser uno de los epicentros del covid-19 de Estados Unidos.

Funcionarios de la ONU y diplomáticos de los Estados miembros se reunieron la semana pasada para discutir posibles formatos para la Asamblea General anual, y hubo un consenso creciente de que el evento de alto perfil, que generalmente atrae a unos 10.000 diplomáticos a Manhattan, debería realizarse en persona después de celebrarse de manera virtual el año pasado, según diplomáticos involucrados en las conversaciones.

Debido a que EE.UU. es el país anfitrión de la sede de la ONU, ubicada en el vecindario de Turtle Bay en la zona este de Manhattan, su opinión es crucial.

EE.UU. recomienda que la ONU lleve a cabo un evento que implemente estrategias de distanciamiento social y que solo dos participantes por delegación ingresen al Salón de la Asamblea General durante los discursos de los líderes desde el podio. EE.UU. también recomienda que las delegaciones de cada país sean pequeñas y que los diplomáticos usen mascarillas dentro del edificio.

“Una cumbre exitosa con delegaciones limitadas es 100% alcanzable”, dijo la misión de EE.UU. a la ONU en un comunicado distribuido por el presidente de la Asamblea General a los Estados miembros. “Si bien damos la bienvenida a los jefes de Estado para que asistan, alentamos a todos los Estados miembros a que tengan como objetivo limitar el tamaño de su delegación aquí en la ciudad y así garantizar que la ONU permanezca segura”.

Los eventos paralelos seguirían siendo virtuales y todos los visitantes, desde los jefes de Gobierno hasta el personal de seguridad, deberán seguir las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU., como realizarse una prueba no más de tres días antes de la partida, según las directrices del país anfitrión.

Una Asamblea General de la ONU exitosa sería una prueba más de la recuperación de Nueva York de la pandemia y sería bienvenida por los cientos de hoteles, restaurantes, bares y tiendas que tradicionalmente atienden a los diplomáticos visitantes cada mes de septiembre. El año pasado, en medio de una fuerte propagación de la pandemia, los líderes de la ONU decidieron realizar de manera virtual el evento que conmemoró el 75 aniversario del organismo mundial.

La tasa de positividad del covid-19 en Nueva York esta semana cayó a un mínimo histórico de 0,35% y más del 70% de los adultos en el estado han recibido al menos una dosis de vacuna, lo que permite que se levanten casi todas las restricciones impuestas a causa del coronavirus. Las únicas precauciones aún vigentes son las recomendaciones de los CDC, como usar mascarillas en el transporte público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí