(Bloomberg) — La escasez de datos financieros exhaustivos y accesibles frena a economías de todo el mundo. Eliminar esta barrera y compartir la información podría impulsar el producto interno bruto hasta en 1,5% en la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos, según McKinsey Global Institute.

Consumidores, empresas y bancos se beneficiarían de un “ecosistema de datos abiertos”, una infraestructura centralizada y segura diseñada para mejorar la amplitud de la información financiera compartida, dijeron investigadores de McKinsey en un informe publicado el jueves. El objetivo sería expandir la cantidad de datos intercambiados y estandarizar la manera en que se transmiten.

El acceso a la información financiera, desde calificaciones crediticias y registros de nómina hasta tasas de interés para hipotecas y cuentas de ahorro, es un componente crítico de la actividad diaria tanto en Wall Street como en Main Street. Suavizar las ineficiencias en el intercambio de esos datos podría generar un aumento del PIB del 1% al 1,5% en economías desarrolladas y hasta en 5% en economías en desarrollo como India, según el informe de McKinsey. En 2016, International Business Machines Corp. adjudicó una cifra en dólares al costo anual de datos incorrectos en EE.UU. debido a errores y tiempo perdido: US$3,1 billones.

“Los datos son como la luz del sol, no como el petróleo: muchas personas pueden beneficiarse”, dijo Olivia White, socia principal de McKinsey y coautora del informe, en una entrevista. “Lo que vemos aquí es una oportunidad real de crecimiento”.

Algunos países e instituciones financieras ya están tomando medidas para abrir sus datos. En 2018, el Reino Unido hizo el lanzamiento de un sistema que permite a personas y empresas ingresar su información en un portal central que los conecta con una variedad de proveedores de servicios y productos. En India, la plataforma IndiaStack vincula a Gobiernos y empresas con herramientas para identificación, procesamiento de pagos e intercambio de datos. Algunos de los bancos más grandes de EE.UU., como JPMorgan Chase & Co., Wells Fargo & Co., US Bancorp y otros, planean intercambiar datos de clientes como una forma de verificar la solvencia de los solicitantes que carecen de una calificación crediticia.

El valor económico que se desbloquea a través de las plataformas de datos abiertos proviene de una mayor eficiencia en el intercambio, menos errores y ayuda a que los productos lleguen a personas y empresas que de otro modo podrían quedar excluidas, dijo Anu Madgavkar, coautora del informe de McKinsey. No obstante, como han demostrado recientes ataques cibernéticos en EE.UU., proteger los datos de los usuarios es fundamental para lograr la aceptación de los consumidores y de las empresas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí