Los resultados de la medición del impacto generado por el confinamiento a raíz del virus del Covid-19 sobre la población mexicana muestra que entre abril y julio de 2020, la Población Económicamente Activa (PEA) tuvo una recuperación de 4.1 millones de personas, al pasar de 35 millones a 39.1 millones de personas de 18 y más años usuaria de teléfono, como consecuencia de la disminución de la Población No Económicamente Activa (PNEA) disponible para trabajar, que pasó de 13.6 millones a 7.5 millones de personas entre dichos meses según datos obtenidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo a la Encuesta Telefónica sobre COVID-19 y el Mercado Laboral (ECOVID-ML) 

del total de ocupados de 18 y más años usuarios de teléfono, entre abril y julio, el trabajo en casa pasó de 23.5% a 15.2%. En cuanto a las personas que trabajaron en casa con el equipamiento completo, se tuvo un incremento de 70% en abril a 81% en julio de 2020.

El documento señala que la PEA en julio fue de 39.1 millones, cifra que representa una

tasa de participación económica de 57.3%, valor 6 puntos porcentuales por arriba a la observada en abril (51.3%). En complemento, PNEA fue de 29.2 millones de personas, es decir, una tasa de 42.7%.

Seguidamente muestra el Inegi que entre abril y julio, la tasa de participación general aumentó seis puntos porcentuales. Por sexo, el incremento para las mujeres fue de 2.8% mientras que para los hombres fue de 8.3%.

De la PNEA disponible para trabajar o que deseaban trabajar pero sin búsqueda de trabajo, en julio de 2020, 82.3% fueron personas ausentes de un trabajo a causa de la pandemia, a diferencia del 87.1% observado en abril. En cuanto a la expectativa de retorno al trabajo al término de la pandemia la población ausente pasó de 42.3% en abril a 15% en julio.

En julio de 2020, la ECOVID-ML reportó una población ocupada de 35.7 millones de personas, que representó una tasa de ocupación de 52.3% de la población de 18 años y más usuaria de teléfono. El mayor crecimiento se da en la tasa de ocupación de los hombres con 71.8% contra 34.7% de mujeres. Entre abril y julio, la población que trabaja de 35 a 48 horas creció casi nueve puntos porcentuales y las que trabajan más de 48 horas, aumentaron cerca de cuatro puntos porcentuales.

De los 35.7 millones de personas ocupadas, 22% se declaró ausente temporal o suspendida durante la contingencia sanitaria. Por sexo, 25.8% del total de mujeres ocupadas eran ausentes temporales o fueron suspendidas durante la contingencia sanitaria, en tanto que para los hombres la proporción fue del 19.9%. Para ambos grupos, 88% de los casos de ausencia temporal o suspensión se debió a la pandemia por el Covid-19. También por la pandemia, 41.6% de los ocupados señaló que sus ingresos disminuyeron.

Del total de ocupados, entre abril y julio el trabajo en casa pasó de 23.5% a 15.2% (de 7.7 millones a 5.4 millones de ocupados). Además de trabajar desde su casa, este segmento de la fuerza de trabajo participó en otras actividades de trabajo no remunerado, representando en muchos de los casos una doble actividad.

La ECOVID-ML reporta un total de 25.6 millones de viviendas con residentes de 18 y más años de edad usuarios de teléfono en julio. En 28.4% de las viviendas algún integrante perdió su trabajo por la pandemia (30.4% en abril) y en 61.2% de las viviendas los ingresos disminuyeron (65.1% en abril), por lo que sus integrantes tuvieron que vender algún bien, pedir dinero prestado o recurrir a sus ahorros en 45.2% de las viviendas (37.4% de lo observado en abril).

Con esto el Inegi señaló  se puede conocer la evolución y los desafíos que ha enfrentado el mercado laboral mexicano en los meses citados, derivado de la pandemia originada por el COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí