(Bloomberg) — El aumento en los casos de la variante delta continúa impulsando las cifras de contagios en el Reino Unido a niveles no vistos desde el invierno, incluso ahora que la mayoría de la población adulta está completamente vacunada.

Con más de 60% de adultos en el país que han recibido su segunda dosis, existe entre los expertos un creciente optimismo en relación a que la campaña de vacunación ha roto el vínculo entre los números de casos y muertes.

Sin embargo, el reciente aumento de casos amenaza los planes de reapertura del Gobierno de Boris Johnson, y si bien las vacunas parecen ser efectivas contra la última variante, el incremento plantea la amenaza de nuevas mutaciones.

El miércoles, el Reino Unido informó de más de 16.000 nuevos casos, la mayor cantidad desde el 6 de febrero. El aumento a su vez ha llevado a un incremento constante en el número de personas hospitalizadas, que sumaron más de 1.500 por primera vez desde finales de abril. Sin embargo, las muertes diarias siguen siendo relativamente bajas.

La variante delta, identificada por primera vez en India, es ahora la cepa de virus dominante en el Reino Unido. Su propagación obligó al Gobierno británico a retrasar la semana pasada los planes para poner fin a la mayoría de las restricciones pandémicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí